La escucha activa marca la diferencia

Categorías ¿Qué hago con mi vida?, Emprendimiento

A todos nos gusta contar nuestras cosas, ya sean dramas o buenas noticias, la mayoría de las veces las contamos para escucharlas nosotros mismos en voz alta, eso dice mucho de las personas que tenemos alrededor. Porque si cuentas algo para escucharlo tu mismo es porque sientes que a los demás no les interesa, y en definitiva, te sientes ignorado.

¿Y por qué se dan estas situaciones? Básicamente porque las personas que tienes alrededor, o no escuchan lo que dices porque están pensando en sus cosas, o escuchan pensando en lo que van a responder. En definitiva, no les interesa demasiado lo que cuentas, pero… ¿hay una solución para esto?

Depende de ti, de tu forma de actuar y de escuchar. Sé que te encanta hablar de tus cosas porque son super importantes, pero si te pararas a pensar que lo que te va a contar tu amigo o tu compañero, es para él igual de importante que para ti lo son tus cosas, todo cambia.

Prueba durante 1 semana a escuchar atentamente y prestando atención a todas aquellas personas que te quieran contar algo, verás como, en primer lugar, descubres muchas cosas, como qué es importante para tu amigo, qué le molesta y por qué, además de ver como su actitud a la hora de escuchar lo que tienes que decir cambia, y te prestará atención.

Vivimos en un mundo centrado en emitir información sin pararse a escuchar, causando el 99,9% de los problemas. Si en este mundo tan frío, muestras un poco de interés, verás como marcas la diferencia y a raíz de eso, todo cambia.

El poder está en abrir tus oídos y escuchar lo que dice el mundo ahí fuera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *